Etiquetas

,

El funcionario de Educación descendió de la berlina negra y se encaminó con gravedad al coche patrulla, que se había detenido en el arcén. Saludó a los agentes y les pidió que escribiesen en sus cuadernos una sencilla frase. Tal y como sospechaba, había numerosas faltas de ortografía. 200€ y dos puntos menos en el carné de escribir.

¡Circulen!

Anuncios